Mangochil es una niña con cachetes amarillos, que le gustan las mezclas de sabor intenso, tiene como aliada al famosísimo chile piquín, un personaje de no muy buena reputación; sin embargo cuando se juntan y salen a jugar, dan como resultado un sabor dulce y picosito que causa adicción al probarlo en la paleta. Son una paleta adictiva.